Comenzaron los más largos y agitados cinco meses de encuestas en el País. En tan solo una semana, ya salieron al ruedo electoral tres sondeos que “despejan” la intención de los votantes bogotanos para escoger su alcalde para los próximos cuatro años.

El último en entrar a la carrera por llegar a obtener el segundo cargo con más poder en Colombia es Enrique Peñalosa. A él, se unen Clara Lopez, Rafael Pardo, Francisco Santos, Carlos Vicente de Roux, entre otros.

Pero en esta oportunidad no nos interesa el porcentaje que sacaron cada uno en el sondeo,  ese número cambiará cada semana, lo que nos interesa es que los bogotanos se den cuentan que no solo la figura que elijan, el candidato de su preferencia, manejará los hilos de la ciudad sino que también existen 45 concejales, elegidos por los capitalinos,  que tienen la capacidad, el poder, el manejo, los medios y la responsabilidad de vigilar la administración de esta ciudad, sumida en una profunda crisis gerencial.

Como  escribió Sudarsky (Presidente de Contrial) hace poco, en su columna publicada en ‘Las 2 orillas’:  “las proezas de la alcaldía Petro van a culminar ahora con la seguidilla de actuaciones de los últimos tres gobiernos de izquierda para darle el golpe de gracia a Bogotá”.

Muchos de los que habitan la Capital desconocen que existe una escala Distrital donde la cabeza es el alcalde pero que es seguida por una Corporación que se dedica al control  y vigilancia de la administración de turno debatiendo acuerdos que fungen como la hoja de ruta para el desarrollo, bienestar y avance de la ciudad.

Esta Corporación, que representa los intereses de los bogotanos, la ocupan 45 concejales elegidos por voto popular durante cuatro años y se  constituyen un cuerpo legislativo, deliberativo encargado de revisar que los recursos públicos se empleen de manera adecuada y eficiente y controlar las decisiones que tome el  alcalde ajustadas a la ley.

El Tiempo publicó una semana atrás el ranking de los mejores y peores cabildantes que realiza semestre a semestre “Concejo, cómo vamos”. El programa le hace seguimiento a la gestión de cada concejal calificándola desde varios factores: control político, actividad normativa, quórum y permanencia en el recinto y la participación dentro de las sesiones de comisiones y plenarias.

El mejor calificado fue concejal Celio Nieves, del Polo Democrático y el peor visto en su gestión fue Edward Arias, de la Alianza Verde. Y de ahí se desprenden los que ocupan los lugares de vanguardia o la lista de los más malos.

En varias oportunidades estos cabildantes ha puesto en alerta a los entes  de control distritales para advertir de las profundas fallas que vive la Administración actual en materia de Movilidad, Salud, Educación, Ambiente, Mujer, Gobierno, Integración Social y Hábitat. Pero en otras, varios concejales se han visto comprometidos en casos de corrupción y clientelismo, en malos manejos y en gestiones que comprometen su curul.

Ahí es donde fallamos los bogotanos al no darle la importancia de saber a quién elegir. En las pasadas elecciones a la alcaldía (30 de octubre de 2011) la abstención electoral llegó al 52.60 por ciento,  votantes que no participaron, el alcalde actual, Gustavo Petro Urrego, ganó  con tan solo 32.16 por ciento; en el Concejo de Bogotá, gano el Voto en Blanco con el 15.30 por ciento; el concejal que sacó la mayor cantidad de votos fue Carlos Vicente de Roux con 28.733

Por otra parte, los resultados de la última medición de capital social, realizada en el 2011 indican que en Bogotá el Eslabonamiento legislativo[1] ha caído de una manera dramática desde 2005,  y lo que más ha caído ha sido el eslabonamiento del Concejo Municipal[2]. Además, en el 2011, Bogotá registró el promedio más bajo en eslabonamiento de Concejo Municipal en todo el territorio nacional.

Esto hace evidente solo algunos de los problemas de nuestro sistema electoral actual, que opera para elegir los diferentes cuerpos legislativos, entre ellos los Concejos Municipales. Los candidatos terminan siendo un número y un logo dentro de un confuso tarjetón con una numerosa lista, mientras las propuestas programáticas pasan a segundo plano, y la mayoría de las veces ni siquiera llegan a conocerlas los ciudadanos.  Además, luego de que los candidatos salen elegidos, resulta un privilegio para un ciudadano acercarse a un concejal; pues la relación entre representantes y representados es  tan lejana o inexistente, como los muestras los datos anteriores, que el ciudadano no sabe quién lo representa y  concejal no sabe a quién rendirle cuentas.

De todo lo anterior se desprenden varias consecuencias: (1) El cuerpo legislativo pierde efectividad para impulsar reformas de interés colectivo con impacto en la comunidad. (2) La participación ciudadana se ve limitada al voto y  no trasciende al control  social que debe ejercer el ciudadano sobre la gestión de los concejales. (3) No hay  una verdadera rendición de cuentas por parte de los legisladores.

El próximo 25 de octubre es la oportunidad que tenemos los ciudadanos, no solo de ejercer el derecho al voto.  La participación debe trascender hacia el control social de la ciudadanía, no solo al alcalde sino a los 45 concejales que representan y deben actuar en beneficio de los intereses colectivos de los bogotanos.

 

_______________

[1] Eslabonamiento legislativo refleja la fortaleza de la relación entre el electorado y sus representantes. De acuerdo con el planteamiento teórico de principal-agente (Pitkin, 1957), donde los votantes (el principal) delegan la toma decisiones en sus representantes (agente), “la representación” radica en que los representantes elegidos actúen en beneficio de los intereses de quienes los eligieron, y que los representados hagan seguimiento y control a la gestión de sus elegidos, llamándolos a rendir cuentas (accountability).

[2] El Eslabonamiento de Concejo Municipal se midió con tres ítems: ¿Recuerda por cual candidato votó para Concejo Municipal? ¿Sabe si  salió elegido? ¿De los cuerpos legislativos  el representante del Concejo Municipal  es el más cercano o quien lo representa mejor?

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.